Cala Cicale

Se trata de una inmersión muy tranquila, che se lleva a cabo sobre un fondo mxto de detritos, rocas y posidonia, y lugar caracterizado también por la presencia de masos de modestas dimensiones, piedras desmoronadas de los acantilados y abundantemente cubiertos de coraligenos, entre los cuales nadan totalmente indisturbados sargos, escorfanos, obladas, salpas, castañuelas, corvinas…

La profundidad inicial, en torno a los -15 mt. y la media alrededor de los -21 mt, nos da la posibilidad de seguir recorridos diferentes según el nivel de experiencia.

Es además posible, elegir la parte profunda del lugar, sobre un fondo casi llano, a una cota incluida entre los 28 y los 35 metros, dónde se observan concreciones de veras interesantes, que han revestido los peñascos caidos de la superficie.

El lugar toma el nombre de las numerosas cigalas de mar, que se encuentran facilmente al inicio de la temporada también de día y de noche durante el pleno verano: la especie es bastante rara y además protegida y por esto, el encuentro con estos crustaceos más bien “embarazosos”, deja siempre sorprendidos a los buceadores habituados a verlos, normalmente, de dimensiones mucho menores.

Justo al inicio del recorrido, se encuentra una extraña formación rocosa, de grandes dimensiones y del todo parecida a una seta, que es lo que queda, probablemente, de un complejo de grutas que, en el curso del tiempo ha cedido por el efecto de la erosión cuando el nivel del mar era mucho más bajo: propio al lado de esta formación, escondida entre la arena y de ramas de posidonia, reposa en el fondo una antigua ancla romana de hierro.

Al final de la exploración más profunda, se sube nuevamente hacia la pared, donde se descubre inesperadamente, otro punto característico de esta inmersión: un tipo de “capa” de roca, producido por el efecto de erosión y exfoliación del acantilado, y representada en emersión de una larga fractura que parte de más de 100 mt de altura.

Título mínimo exigido: Open Water
Profundidad: -20