Punta Arresto 2

Una inmersión inolvidable, simplemente extraordinaria si se consideran su cercanía a la costa y la baja profundidad a la cual se inicia el recorrido subacuático: la Secca de Punta Arresto, en el extremo Nororiental de la isla de Molara, a pocas decenas de metros de la riva, debe el nombre a un vasto complejo rocoso, representado por inmensas puntas de granito clarísimo que llegan hasta -3 metros de la superficie.

Si la cantidad de luz que enviste los diferentes ambientes sumergidos es uno de los factores que mayormente contribuyen a diferenciar la presencia de organismos animales y vegetales, esta, que es una de las mas bonitas inmersiones de la zona, representa un claro ejemplo de este fenómeno.

Al amarrar en la boya fija, a menudo el espectáculo inicia antes de entrar en el agua, fijando las cercanísimas rocas de granito rojo que dan fé de las enormes fuerzas naturales contrapuestas en épocas lejanas y que anticipan además parte del paisaje sumergido. En los días calmos y luminosos, asomandonos por la borda del barco para observar el fondo, se distinguen fácilmente, los montículos escarpados, las grietas que determinan el recorrido y los canales que, partiendo de una profundidad media de -14 mt, llegan hasta los -33 mt.

Sobre la cumbre de esta vasta montaña submarina, nadan miles de castañuelas, obladas, fredis y hacia el final del verano, bancos de boquerones y sardinas poco poco bajo la superficie del agua. Entre los peñascos acumulados y reunidos sobre el fondo, se esconden corvinas, escorporas, morenas, langostas y cigalas, mientras, en el lado Norte y ayudados sea de la pradera de posidonia sea del azul intenso del mar abierto, nadan indisturbados, algunos meros de grandes dimensiones.

La visibilidad es siempre muy amplia. No raramente, de lejos se acercan rápidos, grandes bancos de serviolas o de dentones, facilmente visibles a través del extraordinario escenario rocoso y de los estupendos cortes de luz que crea el sol de la mañana.

Este lugar, no al azar, representa además, uno de los mejores y más fascinantes recoridos para las inmersiones nocturnas. Inundando de luz artificial las infinitas grietas, fisuras y madrigueras, ofrecen el espectáculo de una vida acuática, de otra manera poco visible.